infidelidad

Como tener una aventura sin que me descubran

Tener un affaire o aventura significa que haya una infidelidad en una relación sentimental, tenga o no tenga sexo con otra persona. Para ello se sirve del flirteo, misterio y, por supuesto, hacerlo a escondidas. Tener aventuras es algo que la sociedad moderna, las redes sociales y las crisis de parejas están aumentando dichos casos considerablemente.

En este artículo te vamos a mostrar todo lo que deseas saber sobre aventuras amorosas sin que tu pareja te descubra, así que ¡Shhh! Sobre todo porque la discreción es dificil de mantener, a no ser que seamos usuarios de sitios especializados en infidelidades como se travieso.

Las aventuras amorosas no son siempre malas

Cuando uno piensa en cometer un acto de infidelidad es, la mayoría de los casos, que piensa en cometerlos él y en lo morboso de que tu pareja no te descubra. Pero como pase al revés, los cuernos y los celos que te entran por el cuerpo son insoportables. Si eres de los que no piensan que una relación amorosa deba ser posesión ni monogamia, entonces no necesitas leer más, pero si lo que quieres es tener una aventura con ese chico de la oficina o esa chica de tu clase, solo una vez, porque quieres quitarte el deseo sexual y no estropear la relación que habéis construido tu pareja y tu durante años, entonces sigue leyendo.

Para restar culpabilidad al asunto: numerosos sociólogos afirman que tener aventuras ayuda a mejorar las relaciones con tu pareja. Esto se debe a que existen parejas en las que uno de los dos tiene menos deseo de tener sexo que el otro, por norma suele ser el frustrado sexual quien busque el affaire o salga a conocer gente, pero también puede pasar que quien no tiene deseos es porque le apetece probar con otra persona.

Esto ayuda a revitalizar la sexualidad en uno mismo y quitar esa carga en tu relación con tu pareja además del bienestar de las hormonas producidas al tener sexo provoca que no tengas necesidad de pelear o incluso que quieras prestar más atención a tu pareja.
Pero también entran en juego la culpabilidad y la posesión, de si he hecho algo malo y no puedo vivir con ello porque realmente quieres a tu pareja o porque quieres romper y no sabes cómo hacerlo; la de posesión, porque “el ladrón cree que todos son de su misma condición”, esto se debe a que, si yo he sido capaz de hacerlo, entonces mi pareja seguro que también y no lo voy a permitir de ninguna forma.

También las investigaciones indican que mujeres y hombres no sienten las aventuras o affaires de igual manera. Siendo las mujeres que fantasean con que al hacer esto van a descubrir que su relación no era tan estable y que el otro hombre es el verdadero hombre de su vida, implicando sentimientos de por medio. Los chicos sin embargo piensan en las aventuras en poco más que sexo pasajero con alguien que despierte sus instintos más básicos y sin realmente tener más interés que en lo físico.

Así que si tu también eres de los que s…